El SNTE y la caldera del diablo

El SNTE y la caldera del diablo…Se veía venir una lucha cruenta al
interior del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y no
es para menos, la lucha por el control del poder político- sindical en
un universo de más de un millón y medio de trabajadores, desató
los arrebatos que conllevan los apetitos de grupos que ven en el
SNTE, una fuerte trinchera, pues, es un ejército de mujeres y
hombres diseminados desde la comunidad más pequeña, hasta las
colonias más populosas de nuestro país; un país inmerso en una
transición y un mar de confusiones políticas; fenómenos que
trascienden en la estabilidad social y económica, que de momento
parece que México es tierra de nadie y amenaza con convertirse en
un pueblo en llamas…Pero, Hablando Claro, las posiciones
encontradas rumbo a los cambios de mando sindical en las
diferentes secciones que conforman la estructura del Sindicato
Nacional de Trabajadores de la Educación, cada día suben de tono y
temperatura que a la fecha, cualquier parecido entre el SNTE y la
caldera del diablo, es pura coincidencia…En su devenir histórico,
desde antes de su fundación, el sindicato, ha venido pasando
pruebas difíciles para encontrar los puntos de convergencia en el
por qué y cómo luchar por la dignificación de los agremiados y los
inicios de una nueva etapa denominada la Cuarta T, tal parece que
revivieron los enconos y las querellas de un lejano 1943…Este
2020, en un nuevo escenario, los trabajadores de la Educación, se
preparan para elegir por primera vez en la historia a sus cuadros de
dirigencia sindical en todos sus niveles por la vía del voto secreto…
Esto, ha levantado una ola de inquietudes, dada la importancia del
gremio que se someterá a procedimientos democráticos en los que

la base magisterial será la protagonista y con su participación
marcará nuevos rumbos en la vida del SNTE…Por una parte el CEN
encabezado por Alfonso Cepeda Salas, con paso firme y seguro,
viene haciendo un llamado a la unidad y a la participación
responsable en el marco de una nueva Ley Laboral; y por otra, hay
quienes lo cuestionan y los fustigan, pero como dice Roberto Garza,
una gran amigo personal de por allá del mero Saltillo; Coahuila,
“Así es el abarrote” … Hoy, aquellos que destilaron democracia
sindical en alambiques estercoleros; los que al amparo de la
impunidad de un sistema político atropellaron la dignidad de los
trabajadores; ahora se autodenomina paladines de su redención y
pretenden volver a conducir los destinos de una organización
gremial que merece ser respetada en su legítimo derecho a elegir y
también a disentir…La frase: “A mí me enseñaron a volar como las
águilas y no a arrastrarme como las víboras;” la escribió Luis
Barrionuevo, picante líder sindical Argentino. Soy Mario Castro;
miembro activo del SNRP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *