Descubren restos humanos al parecer de mujer en nueva fosa del Guachapori

Continúa la búsqueda por el colectivo Rastreadores Fe y Esperanza

Por: Dulcina Parra..

Los Mochis, Sinaloa.- En lo que ya se ha catalogado como un inmenso panteón clandestino por los cientos de cuerpos encontrados enterrados, de nueva cuenta este martes se localizó una fosa en el predio de el Guachapori, al parecer corresponde a una mujer.

El líder del colectivo Rastreadores Fe y Esperanza, Mario Higuera Cota, dijo que el
hallazgo de este día, podría dar positivo a una fémina por una cabellera de color pelirrojo que tiene la osamenta descubierta, pero será a través de las pruebas de genética como oficialmente se podrá determinar sexo, ya que no se encontró alguna otra evidencia como objetos o ropa.

Las excavaciones y búsqueda por parte de los hombres y mujeres continúa en el lugar, ya que por los antecedentes podría haber más fosas con restos.

Apenas la semana pasada, el mismo grupo acompañado de autoridades federales descubrieron también una fosa con los restos también de una mujer y un hombre.

Será el grupo Hércules y de periciales de la Vicefiscalía de justicia en la zona norte, quienes integren la carpeta de investigación sobre este hallazgo.

El predio ubicado en la comunidad de Cobayme en los límites con el campo pesquero el
Colorado, Ahome, ha sido escenario de escalofriantes descubrimientos por los diversos colectivos de búsqueda, que han encontrado poco más de un centenar de cuerpos sepultados de manera clandestina.

Tras la identificación de la mayoría de los restos humanos ubicados en
“El Guachapori” queda en evidencia que ese lugar fue utilizado tanto por grupos criminales como por corporaciones policíacas que operaron años atrás, pues parte de las denuncias de familiares de desaparecidos y que se identificaron tras encontrarse en esa área, existe un señalamiento directo en contra de un policía de ser el responsable de lo que se conoce como “un levantón” ya que algunos casos se señala que las personas fueron detenidas y subidas a una patrulla y que misteriosamente jamás llegaron con ellas a barandilla, ni a disposición de alguna otra autoridad.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *