Voces diversas

Cuán terrible es lo que los científicos guardan en sus portafolios.  Nikita Jrushchov

 

Voces diversas se alzan culpando a China o a Estados Unidos de la aparición y crecimiento del virus hoy identificado como Covid-19.

 

Que si fueron científicos los autores del virus, que si se desarrolló para afectar la economía de China o bien por este país para afectar las economías de los países económicamente más fuertes del mundo, principalmente Estados Unidos.

 

Y está sucediendo: las economías está derrumbándose por la pandemia a la que se suma otra, la provocada por los países árabes que han desbarrancado los precios del petróleo.

 

Dos causas, el virus que diezma poblaciones abate economías y el derrumbe de los precios petroleros que afecta a los países productores.

 

Creíbles las dos versiones, pero estas son consecuencia de otra mas de la que pocos dan cuenta: la naturaleza.

 

Desde hace tiempo los ambientalistas han venido advirtiendo que estamos acabando con el planeta.

 

Muestras hay muchas pero todo mundo pretende ignorarlas.

 

El virus puede tener un origen de laboratorio, pero… acaso sus componentes no tienen nada que ver con la naturaleza?

 

La rápida expansión del virus que en pocas semanas cruzó fronteras y mares para extenderse por el mundo con sus efectos letales.

 

Su desarrollo podrá tener origen humano pero en su desarrollo y expansión tiene mucho que ver la naturaleza.

 

El ser humano de hoy, pese a los avances de la ciencia es mas propicio a diversas enfermedades.

 

No tiene la fortaleza de antaño, cuando no existían tantos avances de la ciencia médica que, eso si, ha permitido mayor longevidad pero mayor presencia de males.

 

La naturaleza, insisto, está cobrando los descuidos y abandono de los humanos.

 

Hace días 15 volcanes entraron en erupción, en la costa del Pacífico abundan los movimientos telúricos.

 

En Puerto Escondido, Oaxaca y en Teacapán, aquí en el sur de Sinaloa, hace unos días el mar “se tragó” varios metros de playa.

 

En Acapulco el mar arrojó peces vivos a las playas.

 

Todo ello son reacciones de la naturaleza.

 

Ahora bien, mas allá de los orígenes de la pandemia que nos afecta lo importante en estos momentos es cuidarnos para preservar la vida.

 

Estamos en la fase 3 de la pandemia y la cifra de víctimas está creciendo.

 

Sinaloa es uno de los Estados que sufre con mas rigor el azote de la pandemia.

 

El gobierno del Estado no se ha cruzado de brazos, adelantándose incluso a disposiciones de la federación trabaja para atajar el avance del mal y atender a los afectados.

 

Pero no todo está en manos de las autoridades.

 

La ciudadanía tiene su parte, y muy importante.

 

De nada sirven los llamados que hacen las autoridades, el reforzamiento de la infraestructura médica que está haciendo el Gobernador Quirino Ordaz Coppel y los apoyos que están brindando algunos empresarios sinaloenses.

 

De nada sirve el sacrificio de médicos y enfermeras que exponen su salud y sus vidas cumpliendo su misión de atender a los enfermos.

 

De nada sirven todos los esfuerzos, si nosotros no atendemos los exhortos para cuidar a los nuestros y a nosotros mismos.

 

A cuidarnos hoy para salir de esta amenaza.

 

Y a cuidar a la naturaleza que nos da vida y sustento!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *