Avalan plan fiscal de AMLO; batean alza en alcohol, refrescos y tabaco

El paquete propone un gasto para el Ejecutivo federal de seis billones 262 mil 736.2 millones de pesos

Diputados federales desahogaron las reservas de la Ley de Ingresos 2021 y aprobaron todo el plan fiscal propuesto por Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Avalaron la Ley de Participaciones de los Estados y Municipios, la Ley de Derechos (detonará un aumento en el precio de los servicios de telefonía e internet móviles), la Miscelánea Fiscal y la Ley de Ingresos, que tendrá una recaudación de 6.2 billones de pesos para 2021. Sin embargo, hubo una reducción de 33 mil millones en la propuesta del Ejecutivo, debido a la eliminación de un artículo transitorio que buscaba hacerse de los recursos del Fondo de Salud para el Bienestar.

Ninguna de las reservas presentadas, en su mayoría por el PAN, PRI, PRD y MC, fue admitida por Morena. Y fue rechazada la propuesta del PT, su aliado, en la que pretendía modificar el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios. Así se eliminó la posibilidad de incrementar el impuesto a los cigarros, bebidas alcohólicas y refrescos.

También quedó fuera la cuota complementaria que impulsó Hacienda para aplicarse a los consumidores de gasolinas cuando los precios del petróleo bajen a nivel internacional, con el fin de evitar caídas en la recaudación, como pasó en el primer semestre.

Ayer también se aprobó la desaparición de 109 fideicomisos, a pesar de las protestas.

Diputados de Morena pretenden recuperar 33 mil millones de pesos que tiene el Fondo de Salud para el Bienestar, mejor conocido como Gastos Catastróficos. SUN/D. Simón

Aprueban todo el paquete fiscal de López Obrador

Después de un largo debate y de aprobar la Miscelánea Fiscal, los diputados federales desahogaron las 52 reservas de la Ley de Ingresos 2021 y aprobaron este dictamen para enviarlo al Senado.

Con esta aprobación en lo particular, la Cámara de Diputados finalizó con las cuatro reformas que integran el paquete fiscal del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Se propone un gasto para el Ejecutivo federal de seis billones 262 mil 736.2 millones de pesos. Sin embargo, esta aprobación tuvo una reducción de 33 mil millones de pesos a como la propuso el titular del Ejecutivo, debido a la eliminación de un artículo transitorio que buscaba hacerse de los recursos del Fondo de Salud para el Bienestar.

Tras la sesión maratónica, los legisladores de Morena vitorearon: “¡Es un honor estar con Obrador!”

La presidenta de la Comisión de Hacienda, la panista Patricia Terrazas, explicó que la iniciativa hacendaria tuvo tres modificaciones centrales.

Primera: se otorgó un estímulo fiscal a las librerías, mediante la adición de una fracción VIII al Artículo 16, que consiste en una deducción para los efectos del Impuesto Sobre la Renta, por un monto equivalente al 8% del costo de los libros, periódicos y revistas adquiridos por las personas fiscas y morales residentes en México.

Segunda: se refiere al destino de recursos de la Lotería Nacional, mediante la incorporación de una disposición transitoria que permita dar viabilidad operativa a lo establecido en el Artículo Décimo Cuarto del  “decreto por el que se modifica la denominación del organismo público descentralizado Pronósticos para la Asistencia Pública.  Se reforma el decreto por el que se crea el organismo descentralizado Pronósticos Deportivos para la Asistencia Pública, en el cual se faculta a la Secretaría de Hacienda para destinar los recursos que sean enterados a la Tesorería de la Federación, conforme a las disposiciones aplicables por este organismo público descentralizado, para programas que permitan contribuir a la asistencia pública y social, y para prestar servicios de salud a la población mexicana, disposición que se estima entre en vigor al día siguiente de la publicación de la Ley de Ingresos de la Federación para 2021”.

Tercera: se elimina el Artículo Décimo Tercero Transitorio, mediante el cual se establecía que “el Instituto de Salud para el Bienestar giraría la instrucción a la institución fiduciaria del Fondo de Salud para el Bienestar, para que, a más tardar el primero de abril de 2021, concentrara  en la Tesorería de la Federación la cantidad de hasta 33 mil millones de pesos del patrimonio de ese fideicomiso, de conformidad con las disposiciones jurídicas aplicables”.   Los integrantes de la Comisión de Hacienda consideraron que esta decisión “contraviene lo previsto en el Artículo 77 bis de la Ley General de Salud y a la propia naturaleza de la Ley de Ingresos de la Federación, de contener la estimativa de ingresos que se piensa recaudar al siguiente ejercicio fiscal,  situación que no goza el citado fondo, toda vez que ya es una cantidad con la que se cuenta actualmente, por lo que se votó por su eliminación”.

SABER MÁS

Legisladores niegan quitar IVA a los productos de higiene menstrual

Aunque un grupo de diputadas de todos los partidos impulsó eliminar el IVA a los productos de higiene menstrual, fue rechazado por Morena y sus aliados.

De acuerdo con estimaciones, dejar a todos los productos de higiene menstrual con tasa cero,  hubiera provocado un boquete de tres mil millones de pesos, por eso se rechazó la propuesta.

Eliminan fideicomisos… y van por fondo millonario de salud

El grupo parlamentario de Morena en la Cámara de Diputados presentó ayer la iniciativa para reformar el Artículo 77 bis de la Ley General de Salud para recuperar los 33 mil millones de pesos que tiene el Fondo de Salud para el Bienestar, mejor conocido como Gastos Catastróficos, que generó un boquete en la aprobación de la Ley de Ingresos 2021.

El documento presentado por el diputado de Morena, Iván Arturo Pérez Negrón, indica en uno de los artículos transitorios: se establece que el Instituto de Salud para el Bienestar instruirá que el Fondo de Salud para el Bienestar (a más tardar el 1 de abril de 2021), concentre en la Tesorería de la Federación la cantidad de hasta 33 mil millones de pesos del patrimonio de ese fideicomiso, de conformidad con las disposiciones jurídicas aplicables.

Además, busca que cuando este fondo acumule recursos en un monto superior a dos veces la suma aprobada en el Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2020, como aportaciones al fideicomiso, el remanente podrá destinarse a fortalecer las acciones en materia de salud a través del reintegro de los recursos a la Tesorería de la Federación.

La propuesta de modificación agrega que los recursos acumulados que se mantengan en el fondo seguirán garantizando la atención de enfermedades que provocaron gastos catastróficos, la atención de necesidades de infraestructura, el abasto y distribución de medicamentos, así como otros insumos y el acceso a los exámenes clínicos.

La iniciativa fue presentada al finalizar la sesión donde se avaló la Ley de Ingresos 2021 y después de un debate de casi 18 horas. Fue turnada a la Comisión de Presupuesto, con opinión de la Comisión de Salud.

El legislador argumenta que, en este fondo, ingresan más recursos que los que en realidad se gastan.

Acusó que los Gobiernos federales anteriores subrogaron la atención médica a las instituciones privadas mediante el uso de los recursos en cuestión y por la vía del Seguro Popular, con lo que surgió un círculo vicioso.

Ante ese escenario, la Auditoría Superior de la Federación determinó en 2014 una promoción de responsabilidad administrativa sancionadora, dado que los servidores públicos adscritos a la Dirección General de Servicios de Salud “no supervisaron a los prestadores de servicios del Sistema Nacional de Salud del Sector Privado para verificar que las intervenciones médicas que se cubren se realizaron con el acceso efectivo, oportuno, de calidad y sin gasto del bolsillo para los beneficiarios”.

En tanto, “no se identificaron irregularidades en temas de infraestructura financiada por el fondo, cuando la Secretaría de Salud informó que el Gobierno  anterior heredó 300 hospitales y clínicas en completo abandono”.

Las protestas contra la desaparición de los 109 fideicomisos no fueron suficientes. EFE/J. Pazos

Anuncian auditoría contra fideicomisos

Después de enconadas discusiones en ambas Cámaras del Congreso, el Senado aprobó ayer diversas leyes que eliminaron 109 fideicomisos que financiaban una amplia gama de actividades, desde ciencia hasta ayuda a los desastres naturales. Ahora todos esos fondos serán centralizados por la Tesorería de la Federación.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) alabó que finalmente la propuesta saliera adelante porque defender esos fondos “era la defensa de la corrupción”. Anunció que, como todavía seguirán funcionando un tiempo, en los próximos tres meses se hará una auditoría “financiera, administrativa y técnica” para que si  “hay evidencias de corrupción, de mal manejo, se presenten las denuncias penales en la Fiscalía General de la República”.

Garantizó que a los deportistas, investigadores, escritores y demás beneficiarios de esos fondos “no les van a faltar recursos”.

Los partidos de la oposición, incluso algunos socios de Morena, se opusieron a la iniciativa por considerarla una apropiación del poder y el dinero que podría perjudicar a los beneficiarios, al hacer que esos recursos dependan de las partidas anuales.

La propuesta provocó uno de los debates más acalorados de la Legislatura, primero en la Cámara de Diputados y luego en el Senado, que tuvo que sesionar en una sede alterna debido a que manifestantes que protestaban en el exterior del edificio principal bloquearon sus entradas.

En conjunto, esos fideicomisos suman recursos por 68 mil millones de pesos para proyectos de investigación, salud, deportes, educación y apoyo a las víctimas y sectores vulnerables, incluido uno para financiar la protección a periodistas amenazados.

Los senadores aprobaron, además, que los excedentes de esos fondos se destinen prioritariamente a combatir la pandemia del COVID-19.

Por su parte, organizaciones civiles indicaron en las últimas semanas que en la independencia de los fideicomisos radica precisamente su valor, pero también denunciaron la falta de transparencia que había en la gestión de muchos de éstos. Por eso, su postura más generalizada era apostar por una mayor rendición de cuentas, pero no por su desaparición.

El Gobierno presentó una serie de ejemplos de algunos de estos fondos y de su mala gestión entre 2013 y 2018, durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto. Entre otros aspectos, se evidenciaron los grandes gastos operativos que tuvieron, más de 25 millones de dólares en sobrecostos y obras inconclusas, como la existencia de 45 grandes edificios que quedaron vacíos o subutilizados.

Al detallar el destino de los fondos para la investigación, el Presidente denunció transferencias millonarias al sector privado, al que se destinaron un 44% de todos los recursos gestionados en ese periodo. Además, según los datos oficiales, hubo un mal reparto de los recursos, privilegiando a  algunos Estados o, en el caso de ciertos fondos de investigación, destinando 40% de los recursos al 1% de los beneficiarios.

El informe también reveló el envío de 73 millones de dólares a fundaciones en Estados Unidos con conexiones partidistas en México. Y cómo un fondo destinado a mejorar la enseñanza pública aprobó 31 mil bebederos en escuelas a un costo de siete mil 600 dólares cada uno, de los que solamente funcionan 10 mil 900.

Señalan a Vázquez Mota

  • La Secretaría de Gobernación solicitó una auditoría  a  más de mil 500 millones de pesos que durante  tres años recibió en fideicomisos por parte de la cancillería la plataforma “Juntos Podemos”, presidida por Josefina Vázquez Mota,  informó Rodolfo González Valderrama, director de Radio, Televisión y Cinematografía.
  • A través de un comunicado, la ex candidata presidencial negó haber recibido en lo personal ni a través de la fundación “Juntos Podemos”, recursos de fideicomisos del Gobierno de Enrique Peña Nieto.
En su conferencia matutina, el presidente López Obrador presentó algunos ejemplos de cómo los fideicomisos fueron mal utilizados entre 2013 y 2018. SUN/A. Martínez

FONDOS

Exhiben anomalías

  • Las transferencias vía fideicomisos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), entre 2013 y 2018,  fueron por 65 mil 335 millones de pesos, informó la actual directora, María Elena Álvarez-Buylla, en la conferencia de prensa donde varios funcionarios presentaron ejemplos para justificar la extinción de fideicomisos.
  • En el desglose, la directora dijo que 91 fideicomisos fueron instituidos para promover actividades científicas y tecnológicas, que tres son institucionales, 26 sectoriales (con otros entes del Gobierno), 35 mixtos, así como uno con la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados.
  • Luego habló de los 26 fideicomisos de los centros públicos de investigación, pero no informó de los montos, pues “se manejan de manera autónoma”. Explicó que se están analizando y reconoció que la mayor parte de los recursos depositados en esos fideicomisos son por ingresos propios de los centros públicos de investigación.
  • Según la funcionaria, el dinero regresará a sus cuentas tras la extinción,  “por ese lado no debe haber preocupación”. Aseguró que esos más de 65 mil millones son casi tres veces el presupuesto anual del Conacyt  y argumentó que “la cuarta parte de los recursos de los fideicomisos se transfirieron de manera directa al sector privado”,  a empresas nacionales e internacionales. Acentuó que hubo pulverización de fondos,  dispersión e inequidad, y que sólo 1% de los sujetos de apoyo recibieron 40% de los recursos.
  • Y presentó ejemplos de casos donde hallaron malos manejos, como en el Centro de Innovación y Desarrollo Espacial en el Estado de México, al que se destinaron 80 millones de pesos; sin embargo, los planos de construcción correspondían a un proyecto distinto,  la obra no cumplía con lo acordado, se documentaron sobrecostos y también se ejercieron los recursos después de que se dio por terminada la obra. Información de Informador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *