Medidas necesarias…!

Medidas necesarias…! 

Cuando se está en medio de las adversidades, ya es tarde para ser cauto.  Séneca

 

Mientras que las autoridades emiten diariamente recomendaciones a la ciudadanía para que no salga de casa salvo para lo indispensable a efecto de evitar al máximo los riesgos de ser afectados por el coronavirus, todavía hay gente que hace caso omiso y esto ha provocado que la incidencia siga a la alza.

 

Lamentablemente Culiacán es una de las ciudades con la mas alta tasa de infecciones y mortalidad provocadas por el nefasto virus y también la ciudad en donde menos se ha atendido el llamado a guardar la cuarentena.

 

El virus descubierto a fines del año pasado en la ciudad de Wuhan, China se expandió con rapidez por el mundo diezmando la población de varios países.

 

En México las veleidades del Presidente Andrés Manuel López Obrador y la fe ciega que le tienen muchos de los que votaron por él no permitió que las medidas preventivas se tomaran con tiempo sino hasta que la amenaza cobró velocidad.

 

Mientras las autoridades de salud recomendaban no salir innecesariamente López Obrador seguía en sus giras repartiendo saludos de mano, abrazos y hasta besos.

 

Legó al colmo de exhortar a la población a que saliera de sus casas, que fueran a comer a los restaurantes, contradiciendo las recomendaciones del sector salud, hasta que le hicieron entender su estupidez y comenzó a llamar a guardar la cuarentena.

 

Mientras tanto la pandemia crece y ante la necedad de mucha gente que insistía en desoír las recomendaciones celebrando reuniones, fiestas, paseos, en Sinaloa, como en otras entidades las autoridades estatales tuvieron que ajustar las medidas.

 

En Sinaloa, el Gobernador Quirino Ordaz Coppel convenció a los hoteleros que cerraron en vísperas de Semana Santa.

 

En Culiacán y Navolato, con mayor incidencia de afectaciones, se ordenó que los restaurantes solo dieran servicio a domicilio o bien tomaran órdenes para recoger y llevar. Cerrados a los comensales.

 

Se han venido aplicando otras medidas como el cierre de bares, cantinas y antros hasta la de prohibir la venta de cerveza, vinos y licores, esto porque muchas personas, sobre todo jóvenes, hacían caso omiso de las recomendaciones y continuaban enfiestados retando al virus.

 

Lamentablemente esta medida volvió a  poner de moda los “aguajes” que están haciendo el gran negocio con la tolerancia de las policías municipales.

 

En otras entidades, como Sonora, las medidas han llegado mas allá.

 

En el vecino Estado de hecho impera ya una especie de ley marcial, pues no se permite circular libremente por las calles, solo a quienes vayan a comprar alimentos, a la farmacia u otra actividad de emergencia.

 

En los vehículos solo se permite al conductor, ningún acompañante.

 

Y hay sanciones económicas, no tan severas como en España (600 euros por violar la disposición) pero se aplican.

 

Medidas severas para algunos, pero necesarias para evitar hasta donde sea posible que la pandemia siga cobrando mas víctimas.

 

Desgraciadamente, insisto, todavía hay quienes se mofan de las disposiciones y las tachan de injustas y abusivas.

 

No quieren entender que el peligro existe.

 

Está latente.

 

No dan crédito a las noticias que llegan de otros países como Estados Unidos que lo tenemos aquí al lado, Italia y España que sufren duramente el azote de la pandemia.

 

El fenómeno apocalíptico está aquí, está presente.

 

Es momento de escuchar a las autoridades y atender sus exhortos para cuidarnos y cuidar a los demás.

 

Son momentos difíciles en donde todos debemos hacer un frente común solidario.

 

No son momentos para confrontaciones, y esto debe entender primero que nadie López Obrador que sigue peleando con sus fantasmas.

 

Pero también son momentos para que la honestidad, esa que tanto pregona López Obrador, se manifieste en su gobierno en donde hay visos de compras envueltas en la corrupción.

 

La pandemia avanza y no tenemos idea hasta donde llegará.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *