La OMS confía en fondos de otros países ante recorte de EU

El director general del organismo dice que actitudes como la del presidente estadounidense crean división

La decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de interrumpir todas las contribuciones de su país a la Organización Mundial de la Salud (OMS) genera una presión adicional sobre esta entidad, que confía en que otros países que se han mostrado menos generosos hasta ahora puedan cubrir el hueco financiero que se ha creado.

«Estamos revisando el impacto de esta retirada en nuestras actividades y trabajaremos con nuestros socios para cubrir cualquier brecha financiera que enfrentemos y asegurar que nuestro trabajo continuará sin interrupciones», dijo hoy el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

El responsable evitó entrar en polémicas y no respondió directamente a las graves acusaciones que Trump lanzó contra la organización que dirige y que van desde mala gestión de la crisis hasta encubrimiento de China y desatino a la hora de no apoyar las prohibiciones de viajes desde el país donde comenzó la pandemia.

«Una de las decisiones más peligrosas de la OMS fue su desastrosa oposición a las restricciones de viajes. Se opusieron a lo que hicimos, pero felizmente yo no estaba convencido y suspendí los viajes desde China, salvando muchas vidas… miles y miles de personas hubiesen muerto», ha dicho Trump, quien al inicio del brote pandémico minimizó la gravedad del coronavirus.

Estados Unidos aporta entre 400 y 500 millones de dólares anuales a la OMS, entre sus contribuciones obligatorias y voluntarias. Con éstas últimas financia actividades en áreas de salud y países específicos, de acuerdo a sus prioridades.

Preguntado en una rueda de prensa virtual en qué situación deja a la OMS el recorte de fondos estadounidenses, Tedros dijo que se ha empezado a evaluar el impacto de esa decisión y que informará de las conclusiones en el momento debido.

El mensaje central del director general fue que actitudes como la del presidente estadounidense crean división y que las grietas que se forman son aprovechadas por el virus para avanzar.

Sin embargo, no negó que se pudieron cometer errores y aseguró que estos se examinarán como parte de una evaluación completa de la gestión de la OMS a lo largo de esta crisis, cuando la pandemia esté bajo control y la organización pueda tomarse un respiro.

«En su debido momento, la labor de la OMS en la gestión de esta pandemia será revisada por los Estados miembros y los órganos independientes que existen para garantizar transparencia y rendición de cuentas. Esto es parte del procedimiento usual», recordó Tedros.

«Sin duda, se identificarán áreas susceptibles de mejora, y habrá lecciones que aprender, pero por ahora nuestro foco, mi foco, es detener el virus y salvar vidas», insistió.

Duro golpe para las finanzas de la OMS

Los entre 400 y 500 millones de dólares que según Trump aporta su país a la OMS se acercan, por establecer una comparación, a los 675 millones solicitados desde el 5 de febrero por la agencia de la ONU a la comunidad internacional para financiar específicamente la respuesta contra la pandemia, incluyendo la investigación sobre tratamientos y vacunas.

De acuerdo con las cifras publicadas por la OMS, Estados Unidos no es el mayor contribuyente al plan de respuesta del coronavirus, al que ha aportado 10 millones de dólares, pues le superan Kuwait (60 millones de dólares) Japón (57 millones), Alemania (28 millones), Reino Unido (20 millones) y China (20 millones).

El presupuesto de la OMS se elabora con una periodicidad bianual y se divide principalmente en aportaciones iniciales de los distintos Estados miembros (que suponen un 17 % del total presupuestado) y en contribuciones voluntarias posteriores (un 77 % del total).

En las últimas cifras completas, las del bienio 2018-19, las aportaciones estatales totalizaban 956.9 millones de dólares, de los que 118 millones fueron pagados por EU y 37 millones por China, país al que Trump acusa de contribuir en mucho menor medida a la OMS, pero de tener una excesiva influencia en la misma.

En cuanto a las contribuciones voluntarias en ese bienio, que totalizaron los, 4 mil 328 millones de dólares, Estados Unidos sufragó el 14.67 %, es decir, 553.1 millones de dólares, dirigidos sobre todo a programas en África y Oriente Medio.

El segundo mayor contribuyente no fue un Gobierno sino la fundación Bill & Melinda Gates, que sufragó casi un 10 por ciento de esta partida presupuestaria (367.7 millones de dólares).

Reino Unido (7.79 % del total) y Alemania (5.68 %) fueron el segundo y tercer país con mayores contribuciones voluntarias, mientras que China se situó muy lejos, con sólo un 0.21 % del total (7.9 millones de dólares).

Para el bienio 2020-21, antes de que comenzara la actual crisis sanitaria, la OMS se había fijado un presupuesto de 5 mil 840 millones de dólares, por lo que el dinero que según Trump ya no va a dirigirse desde EU al organismo equivale a entre el 7 % y el 8.5 % del total.

Se había previsto que mil 358 millones de dólares de ese presupuesto se dedicarán a medidas para ayudar a la implantación de sistemas de sanidad universal y mil millones a la gestión de emergencias como la actual.  Información de Informador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *