Amenaza latente

“Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes”, Khalil Gibran

Amenaza latente

CERRAZÓN

Escudado en el combate a la corrupción y la transparencia, el gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador está ahorcando los estados y complicando la crisis que está por ocurrir en los próximos días cuando la Fase 3 del COVID-19 se presente en México.

A lo largo de estos meses, el presidente ha manejado un doble discurso con el sector empresarial, pues a pesar de ser a los principales que recurre para atender los problemas del país, son los primeros que les pone el pie.

La política populista, sin bases, que no tiene intenciones de ser concreta, y que no hay intenciones de llevar el barco a buen puerto, pone en jaque a todo un sistema económico que si bien, fue un fracaso, ese famoso modelo neoliberal, al menos mantenía una economía superflua, pero estable.

Ahora que se viene el tema del COVID-19, la falta de pago de las participaciones federales que no ingresaron a las arcas estatales, sin justificación alguna, pone en evidencia la falta de pericia para poder manejar mecanismos de apoyo para los estados.

Desde que tomó protesta, López Obrador ha manejado acciones errantes en las que no se les ve dirección ni orientación para muchos, pero el presidente asegura que las cosas están funcionando de maravilla.

Al menos así parecen, pero han sido estas acciones y más las que tienen mucho que ver con el sector empresarial las que han orillado a los gobernadores a retomar el pacto fiscal por la forma en cómo se ha manejado.

Por citar un ejemplo, López Obrador se ha topado con pared en Jalisco, de hecho es uno de los estados a los menos ha visitado, derivado de la rivalidad que tiene con el gobernador Enrique Alfaro esto pese a que Jalisco es uno de los estados que contribuye mucho al PIB, es el cuarto lugar nacional.

El asunto está en que el presidente ha estado tomando acciones irrelevantes derivado de acciones que son ejecutadas a la antigua, por citar un ejemplo, el Consejo Coordinador Empresarial solicitó que sea a la brevedad posible la revocación de mandato de López Obrador.

Y, ¿cómo respondió el presidente? En una “mañanera” evidenció a los empresarios que tenían adeudos con el SAT muchos de ellos aquellos que reclamaron y le pidió al CCE que le ayudara a que pagaran esos impuestos.

El tema, es que, si López Obrador pensaba que toda la vida las cosas serían de esa forma, pero parece que los estados con más PIB están dando un revés y amenaza de abandonar el pacto fiscal con la federación.

Esto sin duda no son palabras al aire, y esto debe de hacer recapacitar, a las medidas que se están tomando, tanto así que podría cambiar la geografía mexicana en caso de no llegar a acuerdos, el que si está más que decidido es Enrique Alfaro.

Otro que también ya vimos tiene el interés de hacer lo mismo es el gobernador de Chihuahua Javier Corral Jurado quien no está dispuesto a tolerar otro atropello más, y al ser un estado con un PIB alto donde ocupa el lugar 14 las cosas pueden ser más que evidentes.

Pero hay que apreciar a Nuevo León que es el tercero que puede dar un serio revés junto con Coahuila y Tamaulipas.

Las cosas se pondrán difíciles, López Obrador está “estirando de más” la “liga” y esta se puede reventar, y las cosas van en serio pues Alfonso Ramírez Cuellar asegura que no es sano el que se realice este rompimiento.

El presidente interino de Morena quiere apaciguar las aguas, pero estaremos atentos a lo que hoy el presidente de México anuncie sobre estos estados, está más que claro, que al igual que con otros casos tomará represalias.

Algo queda claro, no hay quien entienda que proyecto de nación tenga López Obrador en estos momentos o cual sea el interés por el que luchó tantos años para ser presidente de México, el hecho está en que las cosas no están funcionando.

La ley del garrote ya no es opcional, el problema es que no quiere escuchar a nadie y sus ideales son del siglo pasado.

Esperamos que las cosas cambien, pues un conflicto de esta naturaleza vendría a ponerle el tiro de gracia al problema que se vive con el COVID-19.

El tema es delicado. Esperamos que las cosas se compongan.

RESPUESTA TARDÍA

En vista del incremento de casos en Sinaloa de infectados por el COVID-19 el gobierno de Sinaloa se vio en la necesidad de suspender los restaurantes de Culiacán y Navolato donde se tienen los principales casos sospechosos y muertes del estado.

El gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel tomó la decisión en conjunto con el Consejo Estatal de Salud de suspender la venta de alcohol en todos los puntos del estado con lo que se reactiva la venta ilegal de cerveza conocida como “aguajes”.

El asunto es que los reportes eran constantes de la gente que aprovechando la cuarentena, estaba con amigos y hacia fiestas privadas en los domicilios donde, por ley no es posible entrar y detener el festejo.

La orden directa del gobernador es un tardía con respecto a la oleada que se viene para el estado y que no se aplicó mano dura con los sinaloenses, pues se abogó a la voluntad cuando desde el primer instante dieron señales de que las cosa no iban a funcionar.

La venta de alcohol debió suspenderse desde que cerró los antros y centros nocturnos para poder combatir estas celebraciones.

Ya veremos si esta tardía acción del gobierno del estado no tiene consecuencias que desencadenen con el colapso del sistema de Salud de Sinaloa tan endeble.

Tiempo al tiempo.

 

mlizarraga1@entreveredas.com.mx

Facebook: Entreveredas

Twitter: @PeriodistaMarco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *