Se veía venir

Chivas hace válidos los pronósticos y aunque no fue del todo dominante sobre la cancha del Estadio Jalisco, se lleva el Clásico Tapatío por cuarta vez seguida Sin tanto sobresalto, salvo al final del partido, el Rebaño Sagrado se llevó por cuarta ocasión seguida el Clásico Tapatío al son de 2-1 sobre un equipo del Atlas que poco o nada mostró sobre el terreno de juego y demostró que Guadalajara y Zapopan se pinta de rojiblanco, esto en alusión a la intención del sonido local de menospreciar al chiverío por el lugar en donde juega y entrena. Ahora, los Zorros suman cinco descalabros consecutivos y 12 derrotas seguidas para su técnico Rafael Puente del Río.

El Estadio Jalisco lució como en sus mejores noches, con una entrada pletórica para presenciar el Clásico más añejo del futbol mexicano y en el que Chivas volvió a sentirse como en casa, esto por el apoyo de la mayoría de aficionados que se dieron cita al inmueble.

El primer tiempo se caracterizó por el show del silbante Jorge Isaac Rojas, quien expulsó a dos jugadores, uno por bando: Alexis Vega y Martín Nervo, de Chivas y Atlas, respectivamente; además, también le mostró el cartón rojo a Fernando Beltrán, pero el VAR lo corrigió y sólo quedó en tarjeta de amonestación.

Pero también en el primer tiempo llegaron los dos goles rojiblancos, el primero al minuto 18 gracias a que Jesús Molina culminó una jugada precedida de un tiro de esquina, luego de un rebote otorgado por la zaga rojinegra.

El segundo tanto rojiblanco cayó cerca del final de la primera parte, al minuto 41, luego de una pifia defensiva de Edson Rivera, quien dejó recibir a placer a Isaac Brizuela, éste le entregó el esférico a José Juan Macías, quien con calma se perfiló y definió por debajo ante la marca de cuatro, para hacer estallar a la nación rojiblanca.

El segundo tiempo transcurrió con cierta dosis de tranquilidad para Chivas, pero en los minutos finales el Atlas se volcó al frente, comandados por el colombiano Mauricio Cuero, quien desde que entró al campo, fue el hombre más peligroso de los Zorros.

A cinco minutos del final, Jesús Molina derribó en el área a Ignacio Jeraldino y el silbante decretó penal, mismo que fue ejecutado por Cuero, engañando a Antonio Rodríguez y haciendo más decoroso el marcador para los Zorros.

Información de Informador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *