Pacto de Vargas-Osuna: en el nuevo umbral de la priización de Morena

Por: Álvaro Aragón Ayala..

Pasada la elección, el abanderado del PRI-PAN-PRD preparó sus arreos para dedicarse a la actividad ganadera; acaba de adquirir 90 cabezas de ganado, 60 en Sonora y 30 en Juan José Ríos. Marcos Osuna conjugará esta actividad con sus negocios de mecánica y carrocería. El priista vuelve a la palestra arropado por Gerardo Vargas Landeros

Después del circo, maroma y teatro postelectoral, Gerardo Vargas Landeros pactó compromisos políticos rumbo al 2024, año en el que el pretenderá dejar heredero en la presidencia municipal de Ahome e irá por la candidatura del Partido Movimiento de Regeneración Nacional al Senado de la República. De ese tamaño son los planes políticos que se tejen en las entrañas del Morena que, en municipio del norte, tal parece que ya tiene dueño, y en donde Marcos Osuna, otrora candidato del PRI-PAN-PRD, tiró al cesto de la basura sus carrilleras de “revolucionario” o de “luchador por la democracia” para sumarse al proyecto del alcalde electo.
Para quienes conocen de política, Gerardo Vargas-Marcos Osuna sellaron una alianza, no por Ahome, sino para ir juntos en un nuevo proyecto que comienza a tomar fuerza: ir por la Senaduría, las diputaciones locales y la federal y la alcaldía de Ahome en el 2024 ¿Y el PRI? Aunque es prematuro hablar de un desprendimiento de Marcos Osuna del PRI lo más seguro es que ocurra esa separación, de hecho o de facto, ya que el partido, sin gobernador y sin dinero, no tiene ya nada que ofrecerle al ex candidato del PRI-PAN-PRD. El tricolor está en estado cadavérico.
Marcos Osuna inició su carrera política como policía, bajo el padrinazgo de Mario López Valdez y la amistad de Gerardo Vargas Landeros y del policía de carrera Genaro Castro, quien fue quien lo jaló al equipo de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal pese a no poseer cartilla militar y no pasar el examen de control de confianza. Después, el ex comandante Osuna se desprendió “oportunamente”, en el 2017, en calidad de diputado local, de Malova y Gerardo con la gracia de Quirino Ordaz Coppel, quien jugó con él, ya que por un lado le hizo creer que lo apoyaba en su proyecto por la alcaldía de Ahome y por otro respaldó los planes electorales y políticos de Gerardo Vargas y Malova a quienes todavía no termina de pagarle los favores mapacheriles de la campaña del 2016, aquellas triquiñuelas electorales mediante la cual arribó al gobierno del Estado y que pagó con impunidad y más impunidad y otras “cosillas”.
Marcos comprendió el mensaje que le envió Quirino al nombrar a Gabriel Alfredo Vargas, hermano de Gerardo, como delegado de Vialidad y Transportes en el municipio de Ahome, y como Quirino olerá a difunto político a partir del uno de noviembre cuando deje el cargo de gobernador el ex candidato a la alcaldía no quiere desfilar en esa marcha fúnebre. Así las cosas, hay quienes ven la alianza Gerardo Vargas-Marcos Osuna como una recomposición del grupo de Mario López Valdez, aunque les faltaría sumar a Bernardino Antelo el fallido candidato del PRI a la diputación local que hasta el último momento negó tirar la estafeta y rechazó apoyar el proyecto de Gerardo Vargas pese a que se lo pidió su padrino Malova; y agregar también a Mingo Vázquez del Partido del Trabajo, quien goza de cierta independencia y holgura económica.
Bien. No se sabe que posiciones le ofreció Gerardo Vargas Landeros a Marcos Osuna. Lo que si es un hecho es que no podrá gobernar sin el apoyo de todos los regidores, incluyendo a los del Partido Sinaloense ni tampoco podrá conducir el municipio sin el apoyo de los diputados del PRI, PAN, Morena y el PAS que tendrán bajo la lupa administración de la hacienda municipal gerardista
¿Y Morena? En Morena-Ahome, la incorporación de Marcos Osuna al proyecto de Gerardo Vargas Landeros cayó como “balde de agua caliente” en plena época de calor. Los morenistas rebeldes, esos que aún no digieren que se les haya colado a la candidatura a la presidencia municipal, consideran que los planes de Gerardo es priizar a Morena, convertirlo en un reducto del PRI, en tanto que otros, los que dicen que tienen asegurada la chamba, juran que Gerardo busca morenizar el PRI. O más bien convertirse en propietario de todas las fuerzas políticas del municipio de Ahome, solo que topará otras fuerzas políticas reales entre cuyos planes está el conservar independencia en el cabildo y en el Congreso Local, en donde, por el tamaño de los proyectos gerardistas, será más profunda y ruidosa la supervisión de sus cuentas públicas.
Quien tiene el sartén por el mango son los diputados de Morena, PAS y PAN. Los 8 diputados del PAS pudieran marcar el fin de la carrera política de varios alcaldes que desbordan ambiciones, pues ya advirtieron que trabajaran bajo la máxima de “no robar, no mentir y no traicionar” (Campus: Ruta México).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *