El crédito fantasma…

Quizás comprendiste ya que los fantasmas son invisibles porque los llevamos dentro
Marguerite Yourcenar

Bastó que de un grupo de empresarios agrupados en la Intercamaral surgiera la idea de que el gobierno del Estado solicitara un préstamo de 1,500 millones de pesos para atender la emergencia provocada por el azote de la pandemia de coronavirus, para que en la mente de algunos diputados morenistas surgiera  la “certeza” de que Quirino Ordaz Coppel iba a solicitar el crédito.

El primero que alzó su voz en un video que lanzó a las redes sociales fue el ex mesero convertido en inquisidor legislativo, Pedro Villegas Lobo (Pedro Lobo le gusta que le llamen) advirtiendo categóricamente que no le autorizarían al Gobernador ninguna solicitud de crédito.

Se manifestó una vez mas el protagonismo de este personaje que llegó a diputado local gracias a la ola lopezobradorista y que, en sus afanes, ha llegado a grabarse videos en pleno acto sexual en su oficina del palacio legislativo.

Poco después se elevaron las voces de dos de las diputadas morenistas mas aguerridas de la actual legislatura, la presidente de la Junta de Coordinación Política, Graciela Domínguez  y la presidente de la Comisión de Hacienda Pública y Administración, María Victoria Sánchez Peña.

Ambas se apresuraron a “descalificar” la supuesta pretensión del gobernador Ordaz Coppel de tramitar el crédito de los mil quinientos millones de pesos para atender los problemas que está provocando la pandemia que nos azota.

Fue el segundo golpe mediático de los diputados morenistas, pues días antes habían planteado reubicar una partida de 400 millones de pesos del presupuesto correspondiente a 2020, cuando esos recursos ya estaban etiquetados con destino final votado por la misma legislatura al aprobar el presupuesto estatal.

En el caso de crédito que fue una propuesta de los empresarios no acogida por el Gobernador la diputada Domínguez se engalló exclamando que no darían un cheque en blanco al Gobernador para endeudar a Sinaloa aprovechando la emergencia que nos afecta.

Un crédito, una deuda que fue un planteamiento empresarial y solo ha existido en la calenturienta mente de los diputados morenistas,, que por todos lados de las acciones del gobierno estatal, como dice el refrán, ven “moros con tranchete”.

Primero fue el Secretario de Administración y Finanzas, Luis Alberto de la Vega, quien salió al quite y declaró que al gobierno estatal no le interesa contraer deuda alguna.

Y por si duda alguna quedaba el miércoles, durante una videoconferencia con empresarios, rectores universitarios y otros actores de la sociedad civil, Quirino Ordaz reiteró que no solicitará ningún crédito y que está trabajando con lo que se tiene y el apoyo de algunos sectores de la sociedad para que salgamos pronto de esta crisis.

Ahí mismo adelantó, algunas de las acciones que está implementando, entre ellas la entrega del nuevo Hospital General de Culiacán a la SEDENA para atender los casos de Covid-19.

Lo del crédito, si bien fue un planteamiento de los empresarios, solo existió en la calenturienta mente de algunos diputados morenistas que de plano se agarran de un chorro de agua para irse de lleno contra el Gobernador, sin investigar antes las cosas.

Es algo como una obsesión estar en contra del Poder Ejecutivo.

Pero como dice el dicho, ven la paja en el ojo ajeno y no ven la viga en el suyo, y ahí tenemos la descubierta que les acaba de dar el Diputado priista, Sergio Jacobo Gutiérrez al señalar que algunos diputados locales de Morena ocultan información para regatear apoyos a los sinaloenses afectados por la contingencia sanitaria y económica que se vive actualmente provocada por la pandemia del covid-19.

Señaló Jacobo Gutiérrez que el Congreso dispone actualmente de 44 millones de pesos de recursos que no se ejercieron en los años 2018 y 2019. Del total de éste monto, 39 millones no se ejercieron inexplicablemente durante el año 2019, y estos recursos tampoco se consideraron en el presupuesto del 2020. Es pues, un “guardadito”.

Abundó que el lunes pasado en una sesión virtual de la Junta de Coordinación Política se presentó un punto de acuerdo, para realizar una “adecuación” en el presupuesto del Congreso del Estado para el presente año 2020, con el propósito de lograr que del monto total de los 44 millones, solamente se destinaran 6 millones de pesos a la compra de despensas para apoyar a la población sinaloense más vulnerable afectada por la contingencia, y el resto de los recursos se apliquen en obra pública y en cubrir pagos del año 2019.

Solamente seis millones, pero sí pretenden destinar 20 de esos millones para construir otro edificio. ¿Ya no caben los asesores en el actual edificio…?

¿Y la sensibilidad, la solidaridad para con los que mas necesitan ahorita… donde está?

Buenos para criticar, para demandar, exigir hasta sin fundamento pero como dijo el ranchero: hágase la justicia en los bueyes de mi compadre no en los míos…

Al igual que su jefe máximo, estos diputados morenistas siguen peleando con fantasmas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *