Trancisión

Las encuestas tumban al Peje


14 Mayo 2019

Oswaldo Villaseñor Pacheco

En plena campaña electoral, el ahora Presidente, antes candidato opositor, Andrés Manuel López Obrador, desafió a los medios de comunicación  formal y a muchos periodistas, pues contaba con la libertad que le otorgaban lo que él llamó en ese entonces las benditas redes sociales y que hoy las ha rebautizado como las malditas redes sociales.

También López Obrador retó al sistema y lo desafió al alertar sobre los riesgos de un fraude electoral, pues estaría muy burdo cuando todas las encuestas habidas y por haber lo colocaban en el primer lugar de las preferencias.

En pocas palabras, por primera vez en la historia, López Obrador avaló a las encuestadoras pues lo colocan a él en la punta de las preferencias electorales.

Hoy, esas mismas casas encuestadoras, empiezan a reflejar una realidad que le duele a México, pero también le duele al Presidente López Obrador. Todas las encuestas recientes, coinciden en que los mexicanos empiezan a reprobar su gobierno y la caída en su popularidad va en la misma dirección.

Hasta ahora van cuando menos 4 encuestas presentadas por las firmas más importantes de este país en las que todos coinciden en una caída no solo de los índices de popularidad, sino también en los índices de aprobación y eso no es bueno para el país, tampoco para el Presidente y mucho menos para los mexicanos.

Arias y Asociados Consultores acaba de presentar su última encuesta de evaluación del Presidente López Obrador, de los diferentes partidos y los números de verdad que non nada buenos.

Y es que no solo habla de que el índice de aprobación apenas alcanza el 43 por ciento, sino que también el índice de reprobación anda por los mismos dígitos, es decir, ahora sí se podrá decir que el país alcanzó su máxima polarización o división y desde luego insistimos, eso no es nada bueno.

Pero además, Arias Consultores con todo y que sigue colocando a Morena como el partido con más aceptación en el país, ya no trae tampoco los índices del 70 u 80 por ciento que traía el año pasado, sino ahora ya como partido en el gobierno, trae un fuerte desgaste y caída en sus preferencias por los pobres resultados que han dado sus gentes que llegaron al poder.

En fin, los números no le siguen beneficiando a López Obrador y a Morena quienes en apenas cinco meses, sufren un fuerte desgaste como no lo habría sufrido otro gobernante en tan poco tiempo.

Eso sí, tiempo de rectificar aun lo hay.

Veremos si lo hacen.

Habrá que estar pendientes.

PASO A PASITO.-Mucho revuelo ha causado la aparición de Jesús Vizcarra en un evento del candidato de Morena al gobierno de Baja California.

Desde luego con esta aparición, muchos empiezan a ver a Jesús Vizcarra ya en Morena y como su posible candidato al gobierno de Sinaloa en el 2021.

La verdad, es que hasta hoy, hemos sido los mismos medios de comunicación quienes seguimos colocando al empresario Jesús Vizcarra como un supremo aspirante y analizamos sus movimientos desde la óptica política y no empresarial. Eso, al día de hoy es un error.

Jesús Vizcarra ha dado sobradas muestras de que su participación desde la óptica política partidista la cerró en el 2010 y no la ha vuelto a abrir.

En el 2015 se pensó en su regreso y fuimos los medios de comunicación quienes lo poníamos en las encuestas y él solo callaba.

En el 2016 se le mantuvo como el más fuerte aspirante priista a la Gubernatura de Sinaloa y otra vez él solo callaba.

En el 2018 se le volvió a colocar como el más fuerte aspirante priista al Senado y él de nuevo callaba, aunque con una aclaración hecha en su momento en cada una de estas fechas. Salía y decía que no tenía aspiraciones de participar en ninguna campaña política.

Así seguir viendo los movimientos de Jesús Vizcarra desde la óptica partidista, de que si se va del PRI, que si llega a Morena, que sí será candidato de tal o cual partido, seguramente es un error.

A Jesús Vizcarra hay que verlo como empresario y desde esa óptica analizar sus movimientos. Lo que hizo en Mexicali fue un movimiento de ajedrez no político, sino meramente empresarial.

El tiempo lo dirá, aunque las circunstancias y los escenarios cambian, dirían luego.

Pero por lo pronto, Jesús Vizcarra se mueve como empresario.

Eso sí está más que claro.

OTRO PASITO.-Que a partir de hoy el Congreso del Estado, a través de la Comisión de Puntos Constitucionales pudiera estar viendo ya la procedencia o no de las tres demandas de juicio político que pesan sobre el alcalde de Ahome, Billy Chapman.

Morena sin lugar de dudas se juega un volado en su actuación. O le da para atrás a las demandas y pierde la oportunidad de cambiar el rumbo de su partido en el municipio de Ahome donde aparece muy mal posicionado o le da para adelante, aun cuando las pruebas en contra del alcalde puedan ser insuficientes pero aprovecha la oportunidad de meterse a la contienda del 2021 por la gubernatura.

En pocas palabras, se antoja que la fracción de Morena, se juega un volado político más que legal en el Congreso.

Ya veremos cómo lo resuelve, porque la oposición cruza los dedos para que siga Billy Champan de aquí al 2021. De eso no hay duda.

columnas más recientes